El cobre, más que cables para electricidad

Este Martes 13 de Marzo, se inauguró el Programa de cobrización de la UPC Pediátrica del Hospital de Niños Roberto del Río. Es una acción conjunta entre Codelco y el Minsal, que se sitúa como pionero en su tipo en Latinoamérica, siendo una actividad seguida con atención mundial debido al impacto que podría tener en el control de infecciones intrahospitalarias. El cobre, al igual que otros metales preciosos como la plata, son prácticamente asépticos y poseen actividad antimicrobiana, de tal manera que la fabricación de los elementos de uso común hospitalario como barandas de las camas, lavamanos, mesa de trabajo, mesas de procedimiento, tabla para los apuntes, lápices y otros, podría disminuir notablemente la carga patógena. De esta manera, más allá de la obviedad de la utilización de cobre en manufacturas y tecnología, hay una historia no tan conocida acerca de este mineral.

Apreciado desde la Antigüedad, el cobre siempre acompañó a las civilizaciones, partiendo por la Civilización Sumeria, la primera conocida. Se utilizó ampliamente en Egipto, y fueron ellos quienes lo expandieron a través de sus conquistas. En Meso y Sudamérica, también se explotó durante épocas precolombinas y mucho más antiguas. El cobre jugó un papel importantísimo en el desarrollo de todas las civilizaciones al ser el componente fundamental del bronce, siendo posteriormente reemplazado por el hierro.

Papiros egipcios señalan el uso del cobre para la esterilización de heridas y purificación del agua y se utilizó cobre en Grecia, Roma y México (aztecas) para sus tratamientos de diversas patologías, desde el dolor de cabeza hasta los parásitos intestinales.

La serpiente que Moisés levantó en el desierto para que los israelitas sanaran estaba hecha de cobre y algunas tradiciones señalan que el caduceo de Mercurio (Hermes, Thot, Quetzalcóatl, o cualquiera de sus manifestaciones) estaba hecho de cobre, siendo este dios reconocido por sus capacidades en diversas áreas: lingüística, arquitectura, ingeniería y cómo no, artes de la sanación. La vara de Asclepíades, hijo de Apolo y gran médico de la Grecia antigua, se supone era de cobre también.

Respecto a su relación con salud, el cobre es uno de los oligoelementos que permite el funcionamiento, entre otros, de vasos sanguíneos, nervios, sistema inmunitario y huesos. Permite la formación de los glóbulos rojos. Se encuentra en enzimas como la superóxido dismutasa, con efectos antioxidantes y en la citocromo c oxidasa involucrada en la generación de ATP.

Investigaciones en el uso del cobre:

Diversos estudios han investigado el comportamiento de los microorganismos al tomar contacto con superficies de cobre. Por ejemplo, en este trabajo, se comparó la exposición de la bacteria Clostridium Difficile, sobre una superficie de cobre y otra de acero inoxidable. Uno de los resultados fue que a los 30 minutos, no quedó rastro de las células vegetativas de la bacteria en contacto con el cobre, sin embargo, en el acero inoxidable se mantuvo presente http://jac.oxfordjournals.org/content/62/3/522.long

En otra investigación, Enterococos VAN-A y VAN-B, conocidos por su alta sobrevivencia en las superficies, al instalarse sobre cobre tienden a disminuir su número y su actividad tan rápidamente como 10 minutos, al contrario de lo que ocurre con las superficies de acero http://www.ncbi.nlm.nih.gov/particles/PMC3165410/?tool=pubmed

Imágenes de cambios en los potenciales de membrana de los patógenos, obtenidas del documento en el link anterior. A los 10 minutos de contacto con el cobre, la actividad celular está significativamente disminuida, si se compara con el último cuadro a la derecha donde se aprecia el comportamiento en superficie de acero inoxidable.

Este trabajo también es interesante debido a que ofrece una explicación acerca de la manera por la cual la superficie de cobre actúa sobre estos microorganismos, donde la liberación de iones y su captación por el agente patógeno, parece ser el mecanismo de acción.

Por último, les dejo este otro link http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3067274/?tool=pubmed en el cual encontramos una revisión acerca del cobre como superficie antimicrobiana.

Para tenerlo en cuenta.

Acerca de jmlanderos
Presidente de Kinesiología Intensiva y Terapia Respiratoria Chile 2012-2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: