Exclusividad Universitaria de Profesionales de la Salud

Estimadas amigas y estimados amigos, les comparto en mi espacio, la carta de apoyo a la exclusividad universitaria para profesionales de la salud

 

Carta de la Sociedad Chilena de Kinesiología Intensiva y Terapia Respiratoria acerca de la Exclusividad Universitaria para las Carreras de la Salud

La Sociedad de Kinesiología Intensiva y Terapia Respiratoria de Chile respalda plenamente las gestiones del Colegio de Kinesiólogos. Estamos sorprendidos y molestos con el resultado de la negativa votación parlamentaria, acerca de la exclusividad de la formación universitaria para todas las carreras de la salud. Sorprendidos porque asumimos que es en el congreso donde se vela por los intereses de la población entera y molestos por las exiguas argumentaciones que se esgrimieron para rechazar esta situación. Discriminar entre diferentes carreras, que son de carácter eminentemente profesional, es antojadizo e innecesario. No aceptamos, bajo ningún pretexto, que este reconocimiento se establezca sólo para un par, cuando en todas ellas, los procesos que llevan a las decisiones terapéuticas y de intervención, exigen previamente de la elaboración de diagnósticos propios adecuados más allá del diagnóstico patológico que es de responsabilidad exclusiva del médico. Cada una requiere ampliar ese diagnóstico médico según criterios de cada disciplina, los cuales son el objeto de sus estudios.

Las intervenciones en salud son decisiones autónomas de los distintos actores profesionales, una vez establecido el diagnóstico médico. Éstas buscan solucionar los problemas de salud de las personas bajo sus cuidados, en sus propios campos de acción y en conjunto como equipo. Las decisiones terapéuticas buscan la intervención más prudente y eficaz, de la más alta calidad posible, minimizando el riesgo y optimizando los recursos, evitando acciones que podrían estar bien aplicadas en lo técnico, pero que sean innecesarias o superfluas.

Estas decisiones se basan en una sólida formación profesional universitaria, donde se entregan no sólo herramientas de uso técnico, sino que, de manera mucho más importante, de razonamiento clínico y crítico. Las intervenciones en salud no son sólo un requerimiento técnico, se necesita creatividad e innovación, ambas propias de la investigación asociada, que busca encontrar mejores soluciones, en una espiral ascendente permanente. La única manera de lograr mejorías en los procesos de fomento, prevención, tratamiento y recuperación de la salud es desarrollando la investigación en cada campo profesional, donde cada uno aporta, desde su mirada, al cuerpo de conocimientos del equipo.

Así como en las otras carreras, en Kinesiología, la innovación científica es crítica. Es así como se ha demostrado que, por ejemplo, contar con profesionales kinesiólogos, con presencia 24 horas en las unidades de cuidados intensivos, significa optimizar recursos, disminuir costos y mejorar criterios de calidad, al contribuir a la disminución de los días de ventilación mecánica y los días de hospitalización. Esto no se logra mediante la aplicación de técnicas, muy por el contrario, corresponde a un proceso racional de identificación de problemas de salud y búsqueda de soluciones, que deben ser evaluadas, mediante el debido proceso investigativo, antes de ser implementadas. Esa formación se logra, exclusivamente, en el ámbito universitario.

Por otra parte, el usuario espera ser atendido por el mejor profesional disponible y esto también significa que no basta la mera formación técnica en un instituto profesional. No basta con aplicar solamente las técnicas de tratamiento, porque, aunque estén bien aplicadas, no aseguran por sí mismas el restablecimiento del estado ideal de funcionamiento de la persona tratada. Se requiere, fundamentalmente, de razonamiento crítico que logre traducirse en un diagnóstico. El diagnóstico profesional no es otra cosa que la valoración del estado de salud y de funcionamiento del paciente, aplicando el conocimiento más actual posible y analizando críticamente lamejor evidencia disponible, para definir la estrategia más adecuada que satisfaga las necesidades de nuestros pacientes. Si no existe esa estrategia, o si su evidencia es pobre, debe buscarse nueva información mediante la investigación. Sólo así se logra avanzar en salud.

Esperamos de nuestros parlamentarios que prime la cordura, que se tomen en cuenta los intereses de la población y no de grupos económicos específicos. Nuestro país merece de profesionales que solucionen sus problemas de salud. Y en salud no se juega, porque tratándose de ella, el margen de error esperado es igual a cero.

 

 

 

 

 

A nombre de la Sociedad:

Klgo. José Mauricio Landeros Serendero

Presidente de la Sociedad de Kinesiología Intensiva y Terapia Respiratoria

 

 

 

Santiago, Mayo de 2014

Escala de Dependencia de Kinesiología: un instrumento para la gestión

¡Hola!

Hace bastante rato que no disponía de tiempo para escribir. Además, no había querido hacerlo hasta haber tenido más datos de la EDK y su aplicación, información que ya tengo.

Pero vamos por parte. Primero una justificación para el desarrollo de esta herramienta:

Calidad de la atención al paciente es un tópico que no sólo se refiere a la utilización de tecnología adecuada para resolver los problemas del paciente, sino que también debe hacerse cargo de proveer el suficiente número de personas que sean capaces de resolver dichos problemas. En otras palabras, calidad es oportunidad en tecnología asociada, tiempo y forma de la atención.  Por lo tanto,  existe una necesidad de contar con equipamiento adecuado, un lugar habilitado y el suficiente personal que cumpla con las expectativas de atención con eficiencia y en el momento justo.

Históricamente, la Kinesiología en Chile ha adolecido de herramientas que permitan, desde una perspectiva propia, analizar las necesidades de los pacientes y cotejarlas con la oferta profesional, quedando supeditada al arbitrio de las jefaturas, que, muchas veces, dejan al profesional de la kinesiología como última prioridad.  Es como el márketing en las PyMES ( pero de las más pequeñas): si sobra presupuesto, se realiza.

En contraste, existe un cuerpo de conocimientos creciente que puntualiza el rol de la movilización temprana y la actividad física precoz en la reeducación al esfuerzo y en la disminución de los costos asociados a días de ventilación mecánica o días de hospitalización (Gosselink, et al Neth J Crit Care 2011; 15 (2):66-75). Este punto es fundamental  a la hora de justificar la inclusión de profesionales que realicen estas intervenciones. En otro aspecto, también puede alegarse que se ha demostrado que la aplicación de protocolos de weaning y extubación guiados por profesionales no médicos, significa una reducción importante de los mismos endpoints que la terapia física: menos días de ventilación mecánica, menos necesidad de traqueostomías (Arellano et al, Rev Chil Med Int 2003; 18 (3): 196).

Desarrollar herramientas de gestión es de absoluta necesidad básica, es sobrevivencia. Promueve la autonomía y la responsabilidad profesional, promueve el asumir posiciones de liderazgo y de control sobre las acciones propias, impidiendo que se impongan visiones que corresponden a otros estamentos, debido a la mirada distinta que necesariamente nace de la diferenciación profesional. En resumen, gestión le da la categoría profesional a una disciplina como la Kinesiología.

Este es el origen de la EDK: buscar una herramienta de fácil aplicación, que sirva para categorizar las necesidades de intervención desde el punto de vista de la gestión. Es otorgarle una base numérica a  lo que se realiza día a día en las distintas unidades y servicios, no sólo en UCI. No pretende reemplazar la debida evaluación, planteamiento del diagnóstico y objetivos, elementos que son específicos para cada condición de salud. Lo que pretende es justificar por qué ese paciente requiere 3 intervenciones y me voy a demorar 30 minutos, y por qué ese otro paciente lo voy a atender sólo 1 vez y por 20 minutos.

EDK y su relación con los Tiempos de Procedimiento y las Frecuencias de las Intervenciones.

La EDK se aplicó a un grupo de 33 pacientes de la UPC del Hospital Roberto del Río, por los kinesiólogos de turno (3) y se les solicitó que anotaran el tiempo que demoró su atención, tomando en cuenta elementos de administración, intervención y comunicación. Un investigador, fuera del horario de quienes aplicaron la EDK, tomó los datos necesarios de los pacientes y anotó la frecuencia de las intervenciones reales que se realizaron en ese período de tiempo.

Imagen1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez conseguidos todos los datos, se procedió a analizarlos. Para ello, se evaluó la relación entre puntajes, tiempos y frecuencias.

Al analizar los puntajes versus los tiempos, la relación resultaba disgregada, con una correlación Spearman de 0,563, debido a la condición de algunos pacientes, con afecciones neurológicas, que requerieron mayor cantidad de tiempo de atención, a pesar de estar en una condición de gravedad menor.

Cuando se analizó la relación entre frecuencias y puntaje, resultó en un cuociente de mejor valor; 0,743, mostrando un rendimiento más interesante.

Finalmente, categorizamos según puntaje y frecuencias de intervención asociadas a esos puntajes y los relacionamos con los tiempos de intervención y apareció, finalmente, el punto más importante de este trabajo.

regresión lineal

 

 

 

 

 

 

 

 

Categorías de dependencia bajas, se asocian a bajas frecuencias y a tiempo menores y frecuencias más altas, se asocian a intervenciones más frecuentes y a mayores tiempos de intervención (Coeficiente de correlación de Spearman de 0,83)

Tabla

 

 

 

 

Así, tenemos que puntajes bajo 4 puntos requieren hasta de 2 intervenciones al día, puntajes entre 5 y 8 requieren más que 2 pero menos que 3 intervenciones en promedio y puntajes desde 9 hasta 12 requieren, al menos 3 intervenciones.

Esto da una medida aproximada de los mínimos necesarios para cada paciente, de acuerdo a su condición de funcionamiento y de dependencia.

En conclusión podemos decir que la EDK presenta una correlación significativa con el tiempo y la frecuencia de atención kinesiológica, de acuerdo a las categorías de dependencia. La EDK es un instrumento que puede ser usado por profesionales de distinto nivel de experiencia. Su aplicación es fácil y requiere poco tiempo. La EDK puede ser aplicada en cualquier tipo de paciente y en cualquier servicio. Sirve para realizar gestión de la demanda kinesiológica y del recurso kinesiológico disponible y, además, puede utilizarse como instrumento para investigación.

Ahora lo que falta, es obtener datos de una muestra mayor. ¿Alguien se anota?

Esta parte del trabajo se realizó por José Landeros, José Quevedo y Victor Rebolledo.

Fé de Erratas, Categorización de Dependencia en Kinesiología

Es importante que se haga la siguiente enmienda a la Escala de Dependencia de Kinesiología final:

En la Dimensión Manejo de Secreciones, puntaje 3, debe decir “Succión Nasofaríngea (u orofaríngea)” en vez de “Succión Nasotraqueal”

Categorización de la Dependencia de Kinesiología de los Pacientes Críticos

Quiero proponer la continuación de conversaciones anteriores. El punto de partida fue “Hacia una Filosofía del Quehacer Profesional” (https://jmlanderos.wordpress.com/2010/06/15/47/) que siguió con “Diagnóstico en Kinesiología” (https://jmlanderos.wordpress.com/2012/02/20/diagnostico-en-kinesiologia/) y que había dejado como último capítulo “Modelo Kinesiológico Dinámico de Atención del Paciente” (https://jmlanderos.wordpress.com/2012/09/13/modelo-kinesiologico-dinamico-de-atencion-al-paciente/). Recomiendo antes de seguir, leer estas otras entradas del blog, para tener una idea más cabal.

Una vez que se ha podido establecer el diagnóstico de kinesiología, basado en la CIF, lo siguiente es proponer cuánto depende el paciente de las intervenciones que puede realizar el kinesiólogo. Esto se puede lograr en base a escalas de medición, como por ejemplo, el Score de Tal o de Wang, o el de Wood, o la escala ASIA de lesiones medulares. Aquí debemos utilizar varias escalas si el paciente tiene alteraciones multisistémicas. Pero el principal problema es, a mi modo de ver, que las escalas no nos dicen cuánto depende el paciente de las intervenciones de kinesiología.

Antes de continuar, debo definir qué es independencia. Se refiere al grado de actividad funcional que la persona puede realizar por sí misma: es el valerse por sí mismo, sin necesidad de ayuda de otros. Proviene del latín dependere (colgar, pender). Por lo tanto, independiente es aquel que “no cuelga”. Al hablar de dependencia es necesario también diferenciarla de autonomía que se refiere más bien a la capacidad de tomar decisiones por sí mismo. Dicho esto, establecer cuál es el grado de dependencia de kinesiología de un paciente es básico a la hora de planificar las intervenciones y para gestionar recursos humanos y técnicos.

El concepto de dependencia en kinesiología se le ocurrió, genialmente, a Sergio Enríquez (@checoen) hace varios años atrás. Ese concepto lo tomé y lo he estado estrujando desde entonces. Sergio planteaba 3 tipos de Dependencia, Tipo 1: Dependencia Básica, Tipo 2: Dependencia Intermedia  y la Tipo 3:  Alta Dependencia. Se pueden leer en https://jmlanderos.wordpress.com/2012/04/11/estandares-de-practica-de-la-kinesiologia/.

Lo que hice fue proponer una Escala de Categorización de Dependencia de Kinesiología (EDK), la cual ha pasado por varios procesos.

Inicialmente la EDK tenía 6 dimensiones, las cuales se puntuaban desde 0 a 4. A mayor puntaje,  mayor dependencia. El año 2012, realicé un trabajo de investigación para una tesis de la ahora kinesióloga Patricia Bucarey, junto a Víctor Rebolledo, donde evaluamos estas dimensiones y las corregimos de acuerdo a su consistencia y aplicabilidad.

EDK inicial

Lo primero que se hizo fue someter la EDK al juicio de expertos, los cuales pudieron señalar indicaciones, aclaraciones y cambios en las definiciones de las dimensiones para confeccionar la escala que definitivamente sería evaluada. Se les preguntó si consideraban que las dimensiones y sus categorías indicaban distintos grados de dependencia, si consideraban relevantes las dimensiones para lograr esta clasificación y si las dimensiones y categorias eran claras en sus definiciones. Todas las preguntas tuvieron puntajes altos de evaluación positiva.

Una vez que tuvimos el jucio de expertos, sometimos la EDK a una evaluación de aplicabilidad y de consistencia. Para ello, 3 personas (2 profesionales con más de 10 años de experiencia en UCI Pediátrica y 1 persona estudiante de kinesiología) aplicaron la EDK, al mismo tiempo, a 47 pacientes de la UCI Pediátrica del Hospital Roberto del Río.

Lo primero fue determinar la confiabilidad de la EDK y para eso se utilizó el Coeficiente Alfa de Cronbach, mostrando un excelente rendimiento:

Resultados Coeficiente Alfa de Cronbach

Función Respiratoria (A)

0.9987

Dificultad Ventilatoria (B)

0.9378

Ruidos Respiratorios (C)

0.9050

Tos (D)

0.9796

Radiografía de Tórax  (E)

0.9238

Estado Mental y Nivel de Actividad (F)

0.9502

                               Puntaje Total de la Escala: 0.9875

Puntaje total de la Escala sin la dimensión A: 0,9810

Posteriormente, la EDK se analizó mediante el Coeficiente de Interclase, que mostró una alta consistencia interevaluadores:

Resultados Coeficiente de Correlación de Interclase

Función Respiratoria (A)

0.9960

Dificultad Ventilatoria (B)

0.8194

Ruidos Respiratorios (C)

0.7634

Tos (D)

0.9376

Radiografía de Tórax  (E)

0.7890

Estado Mental y Nivel de Actividad (F)

0.8597

Puntaje total de la Escala: 0.9640

Lo interesante es que pudimos “limpiar” la EDK para quedarnos con las dimensiones de mayor consistencia interna y externa: Función Ventilatoria (A), TOS (D) y Estado Mental y Nivel de Actividad (F). Los nombres de las dimensiones cambiaron para quedar definitivamente como sigue:

EDK

Estas dimensiones bastan para categorizar el nivel de dependencia de kinesiología de los pacientes. A mayor puntaje, mayor dependencia. Los puntajes de corte los estamos analizando en otra investigación.

La EDK es un instrumento sencillo, fácil de aplicar, rápido y que da cuenta de manera global del grado de dependencia del paciente. No reemplaza a las evaluaciones particulares de los pacientes a cargo, sólo pretende, de manera rápida, definir la necesidad de intervenciones que requieren.

Esto debe acompañarse de otro aspecto importante: la dependencia de intervenciones, más que apuntar a tiempos, apunta a frecuencias. En general, para la mayoría de los pacientes, los procedimientos son relativamente los mismos, donde se conjugan intervenciones respiratorias, músculo-esqueléticas y neuromotoras. Según publicaciones internacionales, los tiempos en UCI varían entre 33, 46 y 49 minutos, según se trate de intervenciones, de acuerdo a categorías CIF, respiratorias, músculo-esqueléticas y neurológicas, respectivamente (Phys Ther 2010; 90: 1468-1478), lo que está de acuerdo con mediciones hechas en nuestro país, en diferentes centros, tanto pediátricos como adultos. Es así, entonces, que la mayor dependencia de kinesiología de un paciente, hace que éste requiera mayor cantidad de intervenciones más que mayor tiempo de intervención, lo que debe ser tomado en cuenta a la hora de gestionar los recursos necesarios. Lo que propongo es: para la dependencia Tipo 1, al menos 1 intervención al día, para la dependencia Tipo 2, al menos 2 veces al día y para la dependencia Tipo 3, 3 intervenciones al día. Ojo que hablo de los mínimos.

¿Qué les parece?

¡FELIZ DÍA DE LA KINESIOLOGÍA!

Estimad@s amig@s y colegas

el siguiente es el borrador del saludo que estoy enviando para publicarlo en la página web de la División de Kinesiología Intensiva. Puede sonar algo decepcionante, pero no se pueden dejar de tomar en cuenta los sucesos que han ido aconteciendo este último tiempo y que, finalmente, sale a la luz este fin de semana. Desconozco si se editará para la publicación, pero acá lo comparto como me nació. Feliz Día de la Kinesiología.

“Estimadas y estimados amigos y colegas:

La Kinesiología Intensiva de Chile les desea un muy Feliz Día Nacional de la Kinesiología.

Sin embargo, pudiera haber razones para que no sea tan feliz. El entredicho al cual se ha visto enfrentada la kinesiología respiratoria, sin ser tomada en cuenta, e incluso, anatemizada en un documento oficial ministerial, como lo es la “Guía Clínica AUGE Infección Respiratoria Baja de Manejo Ambulatorio en Menores de 5 años”, nos duele en lo profundo. El desconocimiento del que hacen gala quienes refrendan la autoría del documento no hace más que incrementar el descontento y la molestia, manifestada públicamente por el Colegio de Kinesiólogos de Chile. La respuesta profesional debe ser potente y debe conducir a reforzar la idea de que sólo agrupados como gremio, podremos sentarnos a la mesa a dialogar.

En estos 14 años que hemos recorrido como Kinesiología Intensiva, hemos aprendido que el reconocimiento profesional se logra por sacrificios personales, un inmenso compromiso con el quehacer y una adecuada estrategia de acciones, dentro de las cuales, la investigación y la docencia han sido pilar fundamental para el escenario actual.

Validarnos primero a nosotros mismos, formando a otras generaciones, de manera que no existan mayores diferencias entre colegas y luego investigar y publicar lo aprendido, es la manera por la cual podremos construir otra realidad. Nos falta avanzar más allá y desarrollar adecuadamente el campo de la gestión profesional. No con el ánimo de competir con otros profesionales, sino que debido a que estamos convencidos que tenemos mucho que aportar para la prevención, curación y rehabilitación de quienes son nuestro objetivo principal: nuestros pacientes, los pacientes de todos.

Por esto último, reiteramos, y con mayor fuerza aún: ¡Feliz Día de la Kinesiología!

Klgo. José Mauricio Landeros Serendero

Presidente División de Kinesiología Intensiva y Terapia Respiratoria

Sociedad Chilena de Medicina Intensiva

Santiago, 6 de mayo de 2013″

La Kinesiterapia Respiratoria (KTR) no sirve para la neumonía

Hace unos días, un médico amigo me envió un trabajo de investigación publicado por un grupo brasileño, cuyas conclusiones son que la kinesiterapia (o fisioterapia ) respiratoria no sirve para la neumonía. Preocupado, pidió mi opinión al respecto.

¿Sirve la KTR para la neumonía? Antes de leer el trabajo, pensé ¡no! y después de leerlo, con mayor razón estoy convencido que no.

Sin siquiera entrar a desmenuzar la investigación, ni proceder a rasgar vestiduras, creo necesario dejar claro mi convencimiento que la kinesiología no sirve para ninguna patología.

La kinesiología no se fundamenta en la resolución de las enfermedades: se centra en las manifestaciones y alteraciones que producen los procesos patológicos. Se centra en los estados de funcionamiento de las personas. Es entonces que se puede entender que cualquier investigación que pretenda asociar las maniobras de KTR en la disminución de los días de la infección, o de los días de hospitalización, o en los días de ventilación mecánica tiene un error de diseño. La KTR es un tratamiento sintomatológico, ni más ni menos que el paracetamol.

Hace poco, también supimos que las Guías Minsal de IRA baja ambulatoria 2012, desaconseja que se realice KTR en pacientes con neumonía. Un par de palabras acerca de las referencias utilizadas para esta aseveración. Primero, se trata de pacientes hospitalizados, no siempre se comportan igual que los ambulatorios. Segundo, se utilizan múltiples técnicas de higiene bronquial, incluso algunas contraindicadas en pacientes pediátricos pequeños: percusión y drenaje postural (Trendelenburg), las cuales sabemos, quienes somos kinesiólogos, que pueden agravar el estado del paciente (Paludo C, Zhang L, Lincho CS, Lemos DV, Real GG, Bergamin JA. Chest physical therapy for children hospitalised with acute pneumonia: a randomised controlled trial. Thorax. 2008 Sep;63(9):791-4).

Postiaux plantea en su trabajo de investigación -que puede descargarse desde el BOX, en la columna a la derecha en este blog- que si bien la fisioterapia modificada, utilizando sólo aceleración controlada de flujo espiratorio y asistencia tusígena, no disminuye los días de hospitalización, sí se manifiesta en menor score de dificultad ventilatoria. Para ser justos, hay que mencionar que él utiliza estas maniobras en lactantes con bronquiolitis.

Un hecho causa curiosidad en la Guía: ningún kinesiólogo participa en su confección. ¿Parece adecuado? ¿Acaso todos los otros profesionales que aparecen como autores conocen a fondo y saben de kinesiología más que los propios kinesiólogos? Me parece que no y que se trata de una arrogancia, no contar, al menos, con un asesor de kinesiología.

Para poner perspectivas, hay que buscar aquellos datos que comúnmente no son estudiados en las investigaciones “basadas en la evidencia” como es la calidad de vida. A quién no le ha sucedido lo siguiente: atiende a un lactante con Neumonía/SBO y al otro día le pregunta a la madre cómo está. La respuesta de la madre es, casi sin variaciones: “súper bien! durmió toda la noche sin toser y yo también pude dormir. Además, se tomó toda la leche”. Antes de que hubiera participado un kinesiólogo en la confección de las guías clínicas, debió haber estado un grupo de madres. Seguro que habrían defendido la intervención que les otorga un mejor pasar de la enfermedad de su bebé.

Toda esta situación no hace más que levantar urgencia a la realización de investigación de calidad en kinesiología, conducida por kinesiólogos. Estamos en deuda.

“La ausencia de evidencia no es evidencia de su inexistencia”

Dr. Dean Hess RRT, Editor en Jefe Respiratory Care Journal

Los números de 2012: Muchas gracias

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

4,329 films were submitted to the 2012 Cannes Film Festival. This blog had 31.000 views in 2012. If each view were a film, this blog would power 7 Film Festivals

Haz click para ver el reporte completo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.488 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: